301 Moved Permanently


nginx/1.4.7

India en tiempos de Holi, la fiesta de colores que todo lo encandila

Por Alicia Vidal* (Anécdotas de un viaje que “deja huellas…”)

“Mañana tenemos que salir muy temprano para Delhi porque nos pueden agarrar los festejos de Holi en la ruta.” advirtió en perfecto español Gurmeet Taneja. El anuncio del guía parecía exagerado pero al poco de andar constatamos nuevamente que no por nada era nuestro “gurú”.  Es que así apodábamos a nuestro guía: simplemente “gurú”. El mismo nos lo sugirió supuestamente como para facilitarnos la pronunciación pero sin duda también con cierta picardía como para lograr cierto halo de “maestro”, algo que no venía nada mal para una persona que oficia de interlocutor entre dos mundos: el de la India y el de un grupo de argentinos que pretendíamos digerir semejante cultura en tan solo 18 días.}

Así dejamos atrás Agra, la famosa ciudad que alberga al monumental Taj Mahal, seguramente una de las obras más majestuosas de la India y el símbolo inequívoco de cualquier postal clásica de ese país. Tomamos la ruta que nos conducía a Delhi muy tempranito, serían las seis de la mañana, algo que generaba cierto ruido entre algunos compañeros de viaje que hubieran optado por salir más tarde con tal de no perderse un copioso desayuno al mejor estilo previsiblemente occidental de un hotel cinco estrellas. Pero la opinión de Gurú se imponía así que salimos rumbo a Delhi, ya para emprender el último tramo del viaje. Hasta el momento sobre Holi solo sabíamos que era “la fiesta de colores” y eso se evidenciaba en cuanto programa de tele uno enganchaba en los hoteles o bien en la calle donde desde hacía unos días aparecía gente con la cara pintada. Así empezamos a tomar contacto con esta festividad única que tiene en vilo a toda la India. Hay una especie de entrada en calor durante varios días antes hasta que llega el día D, justamente el elegido para nuestro traslado entre Agra y Delhi (en este caso la festividad cayó el 1 de marzo de 2010), donde todo se paraliza y es literalmente imposible no estar en el “ritmo de Holi”.

El día antes de salir para Delhi algunos del grupo vivimos en carne propia esto de “la pintada”. Desde una camioneta nos tiraron “colores” que nos embadurnaron lo suficiente como para largar al unísono la queja y la risa. Por suerte, la cosa no dio para el enchastre y lo celebramos. Se trata de polvos de colores, de tonalidades bien estridentes, que se arrojan de unos a otros. Y esa es la clave, no se trata de “autopintarse”, son los otros quienes nos pintan. Todo “pinta” bien si solo se usan los polvos coloridos pero si se mezclan esos tintes con líquidos la cosa se pone un poco espesa. Como todo en la India, no resulta fácil la comparación o la equiparación. Pero lo más parecido y conocido para nuestra cultura sería el carnaval, aunque también tiene algo de los festejos de San Juan, ya que en la noche previa se arman grandes muñecos que son quemados con la motivación de los buenos augurios.

Pero para no seguir abundando en la ignorancia y aprovechando el madrugón, me senté al lado de Gurú y le empecé a preguntar por esta festividad. Conste que a esta altura, en el medio de la ruta, y siendo no más de las 8 de la mañana, nos habíamos topado con una multitud congregada en la puerta de un Templo que ya estaba “en la previa de Holi”. Una hora más tarde tal vez hubiera sido imposible transitar por ahí, la multitud ya estaba sobre la ruta y el solo hecho de ser miles ponía en jaque la libertad de pasar.

“¿Qué es Holi?”, le pregunté a Gurú, y de ahí en más sobrevinieron ciertas apreciaciones que me permito compartir. “Esta fiesta ya estaba en lo mitología desde hace dos o tres mil años. No hay ningún dato concreto de cuando empezó pero lo importante es que la gente se mezclaba con otros olvidando todas las diferencias, sean económicas, de status, de oficios o lo que fuera. Tiene un sentido de igualdad  e integración. Históricamente los reyes se reunían con el pueblo en los patios de la audiencia pública y se hacían donaciones y celebraciones conjuntas. “

“¿Siempre tuvo que ver con colores y lo religioso?” seguí indagando. “Es para dar igualdad, el mundo es igual que los colores, no hay diferencias entre unos y otros por debajo de los colores. Originalmente eran colores naturales de tomate, berenjena u otros frutos.  Básicamente es una fiesta hindú pero como es una fiesta integradora se suma todo el país. “

“¿Es normal que haya descontrol?” continuó mi indagatoria. “El ser humano busca lo mejor y lo peor así que puede pasar que además de colores alguno tire agua sucia o hasta basura. Pero eso es porque a lo mejor alguna gente se emborracha y empieza lo malo… “

“¿Y lo de las fogatas?” seguí curioseando.  “Hay un mito que dice que esta fiesta también se conecta con lo malo y lo bueno. El fuego quema los demonios y los dioses se salvan. Es una manera de ver cómo el fuego actúa contra lo malo.

“¿Es una celebración espiritual?” a lo cual Gurú me respondió de modo contundente: “en India cualquier cosa es espiritual, son fiestas que juega todo el país, pero cada día es una fiesta, estar vivo es una fiesta. “

Así, matizando el viaje con la charla sobre esta fiesta, que también es reconocida por ser el anticipo de la primavera, seguimos camino a Delhi y el ambiente festivo se notaba en la calle. Claro que como muchas cosas que uno puede decir sobre la India, una cosa es decirlo o verlo en fotos y otra es verlo en vivo y en directo, las dos dimensiones y las palabras se quedan cortas para describir fielmente “la atmósfera”. La distancia cultural se hace tan evidente y es tan fuerte que  ver a la gente pintándose unos a otros generaba cierto temor. O más bien generaba cierta distancia, era algo para ver desde afuera, pero resultaba difícil integrarse. A lo sumo, era cuestión de transitar y someterse a ligar algunos coloretes, pero no daba para mucho más.

Al rememorar que sentí con Holi percibí que era como una metáfora de la sensación que uno puede tener al transitar por India. Visualizar la India es como observar una acumulación de capas geológicas donde todo queda a la vista. Nada tapa a nada, todo se suma y todo se revitaliza bajo el formato Indio. La raíz hindú está atravesada por la presencia musulmana, condimentada con una buena dosis de occidentalización, fundamentalmente inglesa, aunque con suficientes dosis de cultura estadounidense como para producir fenómenos como los de Bangalore (a imagen y semejanza de Silicon Valley) o el de Bollywood (la réplica india de la meca del cine norteamericano).

Ellos toman de occidente lo que les viene bien y convengamos que nosotros tomamos de ellos lo que también nos conviene. No por casualidad Dolores Barreiro le puso Holi a su flamante negocio de venta de ropa. No por casualidad aquí se venera el yoga y todo lo que viene de la India hace furor. Pero convengamos que recibir la “ración en crudo” de la India es otra cosa diferente a lo que uno consume aquí en formato occidentalizado. Y algo equivalente sucede en la India con lo que absorben desde el otro lado del mundo, ellos también le dan la vuelta para digerirlo según su propia idiosincrasia.

Así es India, parece un mundo en sí mismo. Es intrigante e increíble. Unas pizcas de la India son suficientes como para sentir sus aromas e intensidades pero seguramente distan del “todo”. Tal vez hacen falta varias vidas para conocerla. Y no por nada cuando le pregunté a nuestro “gurú” sobre cuánto habíamos conocido de la India el me respondió: “Lo que has podido conocer por el momento es suficiente. Para conocer al país te hacen falta como dos encarnaciones…”

Esta crónica de viaje está publicada también en El Observador Global, el diario online dirigido por Andrés Repetto.

Print Friendly

13 Comentarios

  1. Mara:
    Qué bueno que te conmueva el recuerdo. Y claro, cuantas horas en ese micro y las grandes charlas. Me alegro mucho de reentonctrarte y espero sí poder compartir otro viaje por el mundo. Beso! Alicia

  2. Qurida Alicia ya va a ser un año del viaje con el grupo de Guru y todavia sigo decantando esa interna y movilisante experiencia de India Tu relato me conmovio ,me vi sentada en el micro tratando que mis ojos atraparan todos los colores todos los rostros y esa majestuosa movilizacion de un pais duramente accesible y magico Te deseo todos los exitos, un gran abrazo con la ilucion de volver a compartir otra experiencia MARA URIARTE

  3. Gracias Dolores por tus comentarios!! Sí, apenas fue un “sobrevuelo” lo mio, seguramente iré por más.

  4. alicia!!!
    que lindo relato…coincido !…se necesitan mucho mas que dos vidas…ya llevo mas de diez viajes y aun me falta un mundo!
    gracias por compartirlo conmugo, adoro holi, y sigue siendo una deuda pendiente visitar india durante la fiesta!
    saludos!
    D*

  5. Gracias Juan! Que te invadan sensaciones contradictorias es natural. Es un país lleno de contradicciones pero que en ese ámbito logran una sinergia muy armoniosa. Si alguien tiene un interés fuerte en saber de qué se trata India le recomendaría ir, vale la pena. Espero pronto seguir la charla. Cariños, Alicia

  6. ALICIA, está buena la descripción del Holi es evidente que te impresionó favorablemente.Muy buenas las fotos.Cada vez que leo o escucho algo s/ la India me invaden dos sensaciones contradictorias: una de entusiasmo y con las ganas de salir ya a gozarla y la otra de dudas sobre sus “misterios,burocracia,
    costumbres,etc” como para pensar si hago o no mi proyectado viaje;nos veremos pronto y charlaremos para disipar mis dudas. Un abrazo de Juan

  7. Gracias Koyo! Me encantó tu comentario elogioso, valga la redundancia de tantos encantamientos. un beso!

  8. Me encantó. Me encantaron las fotos. Me encanto tu cierre. Una vuelta más rica sobre tu viaje, con mas contenidos o tal vez diferentes.
    Abrazote

  9. Gracias José! Está bueno poder transmitir esas sensaciones. Y gracias por las gestiones que hicieron posible el viaje. De paso, para los que quieran saber aviso que José es el dueño de la agencia Beachcomber por la que viajé (http://www.beachcombertours.com.ar/espanol/) que es muy recomendable para ir a lugares poco tradicionales (y ojo que no tengo canje…).

  10. Gracias Stellita! Qué bueno que tengas esa percepción… digna de una amiga sin duda.

  11. Ali, que lindo leerte. Que gusto ver como el relato se va acomodando por dentro como para empezar a contarlo con los tonos tu propia voz.

  12. la felicito loque sintio me lo dijo y asi lo vivi yo la felicito saludos jose

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>