A un año de la muerte de Fernando Peña le rendimos homenaje con lo que escribimos el primer día que faltó en estos pagos.

¿Por qué sigo extrañando a Fernando Peña?

Este post contiene una copia de lo que publiqué el año pasado, el 18 de junio de 2010, un día después de la muerte (dicho así, como a él le gustaba, sin eufemismos) de Fernando Peña. Hoy, vuelvo a sentir lo mismo y por eso quería repetirlo a modo de homenaje. Y qué bueno que en Radio Metro inauguraran un estudio con su nombre, supongo que estaría chocho con eso. Y este año agrego que suene «Tomorrow» de la comedia Annie, una melodía que siempre estaba presente en sus programas.

Esto lo escribí el año pasado (18 de junio 2009)

Simplemente voy a extrañar a Fernando Peña porque lo escuchaba casi todos los días desde hace un buen tiempo. No me hago a la idea de levantarme a la mañana y prender la Metro 95.1 y no escucharlo. Está bien, en parte estaba acostumbrada porque muchas veces se pegaba el faltazo. A veces parecía pura fiaca, pura resaca de alguna locurita, otras veces era por algún tema médico -alguna operación odontológica o alguna inspección proctológica que él se encargaba de describir con lujo de detalles-. Pero lo último fue tan repentino que no me dio tiempo a reaccionar. Suponía por como venía la mano que tal vez se estaría despidiendo este año. Me decía internamente “tengo que aprovecharlo, escucharlo mucho porque en cualquier momento nos deja”. Pero, la verdad, fue muy rápido. Suponía que íbamos a tener algunos programas más con él saliendo al aire desde el Instituto Fleming o volviendo a su casa y contándonos qué le había preparado de rico María o cuánto había disfrutado de algún encuentro con amigos en su casa de San Isidro. Pero, no, esta vez el telón se cerró y el micrófono se apagó. Peña nos había acostumbrado a muchos “bises”, parecía volver al escenario ininterrumpidamente y la obra nunca parecía llegar a su fin. Pero esta vez, el “the end” llegó y nos dejó sin palabras. Y allí quedaron infinidad de personajes encorsetados en el genio y la figura de Fernando Peña.

¿Por qué me atraía tanto escucharlo? Creo que es porque él me permitía vivenciar un abanico de sensaciones de modo simultáneo. En él parecían conjugarse cosas irreconciliables. Podía ser un hombre con todas las letras y hasta meter miedo con su porte de macho. Pero también podía ser un personaje melosamente gay o empalagosamente lesbiano. Podía ser el más cheto de los chicos bien como el más bardero de los cumbiavilleros. Podía desplegar la sabiduría de Milagritos o de Sabino al tiempo que nos desarticulaba con las tramoyas de Orestes Porelorti. La recalcitrante facha que se identificaba con la dictadura también estaba al acecho. Y allí estaba Peña en pleno dominio del micrófono, repartiendo indicaciones por aquí y por allá, que no solo llegaban a los productores y compañeros del aire sino que también llegaban hasta los oyentes. Había que saber qué cosas le molestaban, había que saber con quién se estaba hablando. No sea cosa de decirle Fernando cuando era el personaje de Sabino el que estaba “al mando” Muchas veces me dije “cómo me gustaría estar ahí en el estudio para ver cómo hace con este juego de personajes simultáneos”. Y bueh… no pasó, pero tal vez lo lindo de todo es que él supo crear esa magia que nos ponía en vilo a muchos.

Era fundamentalmente divertido. Esa gente a la que le cabe la clásica “me hubiera gustado compartir un asado, una salida” y con él seguramente hasta un velorio me lo imagino divertido. No había que coincidir con lo que decía pero escucharlo era un imán. Pasaba algo y estaba bueno ver qué opinaba él. Se sentía que vibraba, que era intenso y que se comprometía, y eso era disfrutable.

Y en su honor termino estas líneas como él terminaba su programa. La vergüenza no es ser puto, la vergüenza sería que los que están cerca de él no le hagan una fiesta en su honor como dicen que fue su último deseo (y no me cuesta para nada imaginar que así fue).

Y bueno, Peña, allí donde estés Puto Lindo, va desde aquí un saludo y abrazo del alma muy grande y un agradecimiento por todo lo que supiste dar y nosotros aquí supimos disfrutar…! Hasta la vista!

Alicia Vidal

Print Friendly, PDF & Email

Mirá también

Se lanza WINA 2019 el único festival mundial de inscripción gratuita #publicidad

Se lanza el WINA 2019: único festival mundial de inscripción gratuita La inscripción de piezas …

2 comentarios

  1. Hola Javier… soy Alicia, por ahora me va mucho lo de «man», aviso por las dudas, y el tema final es de la comedia musical que puse el video, Tomorrow de Annie. O de cuál otro hablás? al menos es lo que yo tengo presente… Saludos!

  2. muy bueno man lo que escribiste!! no sabes como se lo extraña!!

    una consulta no sabes como se llama el tema que ponia al final de cada programa..es algo parecido a este!

Deja un comentario