Mientras se conoció la noticia del pedido de extradición de Julian Assange a Suecia, el fenómeno Wikileaks extiende sus fronteras más allá del escándalo que provocó a la salud de las relaciones diplomáticas de los Estados Unidos y toca las esferas del marketing.

Los ecos marketineros del Wikileaks

Por Clarisa Herrera

°

Mientras se conoció la noticia del pedido de extradición de Julian Assange a Suecia, el fenómeno Wikileaks extiende sus fronteras más allá del escándalo que provocó a la salud de las relaciones diplomáticas de los Estados Unidos y toca las esferas del marketing.

Con el objetivo de recaudar fondos para sostener al sitio y al propio Assange, Wikileaks abrió este mes una tienda online de regalos inspirados en la causa. Remeras, bolsos, paraguas todos cuentan con fotos de su creador o bien, el lema de la organización «El coraje es contagioso».

Pero claro, el fenómeno Wikileaks inspira a otras creaciones, como la de la Revista estadounidense The Atlantic. Su hallazago fue poner el foco menos en las breaking news del contenido escandoloso de los cables que en la belleza de la prosa.

«Aquí ponemos nuestra atención en breves historias que aportan una visión única y fascinante de las vidas, las preocupaciones y tribulaciones de los diplomáticos estadounidenses y las personas a las que están formando. Estas piezas son literatura y nos introducen en el mundo que describen» comentaron los creadores de Cablegate Chronicles, la serie que la revista lanzó con la selección de los mejores cables (en términos de narrativa) y que más tarde se convirtieron en Comic bajo el nombre de Cablegate Comix.

Ya a pocos días del escándalo «Wikileaks: The Game» había revuelo en la web. El video game online en el que el jugador se mete en la piel del mismísimo Assange y se cuela en la Casa Blanca con la intención de robar la memoria USB de datos confidenciales del presidente de Estados Unidos recibió más de un millón de visitas a pocas horas de salir online.

Tampoco la creatividad australiana descansó. La marca de yogurt Jalna buscó una manera bastante forzada de asociarse con Assange. A primera vista, el producto y él sólo tienen en común ser australianos. El caso es que ese fue el motivo que la empresa encontró para «suponer» que en sus noches de hacker Assange consumía potes y potes de Jalna:

Print Friendly, PDF & Email

Mirá también

Se viene BANFF online > el Festival de #Cine #Aventura #BanffArgentina @banffargentina #BanffOnline

 El Festival cambia de formato para adaptarse al desafío que propone el confinamiento, entre …

Deja un comentario