Guido Parisier presentó su libro autobiográfico “No sé todavía” y reafirmó su apuesta por emprender y por la vida 

Este 17 de noviembre de 2021 Guido Parisier decidió festejar su cumpleaños 89 de un modo especial presentando su segundo libro autobiográfico “No sé Todavía”.

Rodeado de afectos cercanos, personalidades de la cultura, la política, el mundo empresario y los medios de prensa, Parisier repasó las principales anécdotas que se despliegan a lo largo de los 41 capítulos de su libro guiado por la pericia periodística de la entrevistadora Delfina Krüsemann.

“La vida tiene que ser así, buscar lo que uno quiere y no perder la sonrisa. Como lo hace un bebé, un niño, sin pedir permiso” expresó Guido Parisier al comenzar a desgranar el contenido de este nuevo libro con inocultable emoción porque así no sólo aludía a su propia vida sino también, y fundamentalmente, al espíritu que ve presente en su nieto Aston, un pequeño ser que resulta inspirador y alentador para el devenir.

Es el propio Guido quien se ocupa de dejar en claro que su vida puede estar plagada de anécdotas de alto vuelo, rodeado de las personalidades más destacadas del mundo, pero que en verdad prioriza siempre, y por sobre todo, las cosas simples de la vida.

“Cada mañana le pregunto a mis hijos :¿te reíste hoy? porque ese es el motivo más importante por el que uno vive.”

Entremedio, está su indudable espíritu emprendedor que parece teñirse de pura emoción pero refleja una pujanza inquebrantable que lo llevó a notables participaciones en la vida social, económica, cultural y política del país. “La suerte está, pero hay que ayudarla. Hay que emprender, motivados por el deseo, buscando lo que uno quiere”. Y así rememora con familiaridad sus encuentros con figuras de la talla de Liza Minelli y se permite retratar a estas personalidades desde un costado humano porque las conoció de cerca, en su intimidad.

En su decir siempre está presente el inalterable amor por su mujer Mónica Parisier, presidenta de Make a Wish Argentina y sin dudas tan emprendedora como el propio Guido y juntos hacen una dupla que ellos mismos reconocen “nos comunicamos hasta en silencio y con la misma fuerza que cuando nos conocimos hace cuarenta años atrás”. Esta capacidad de comunicarse parece un sello propio de Parisier que reconoce haber viajado por casi todo el mundo sin perder su espíritu de curiosidad y buscando la interacción social :” más que viajar para ver paisajes a mí me importa la comunicación con la gente”.

 Así, Guido Parisier presenta su segundo libro autobiográfico salpicado de momentos claves de nuestra historia local y global, que van del Hermitage en Mar del Plata hasta Fidel Castro. En su ajetreada y multifacética vida se codea con la política, el arte, el espectáculo y los negocios y acopia anécdotas que rebosan de glamour. Con un dejo de nostalgia por los tiempos donde ser un bon vivant era lo mejor del mundo nos brinda un particular retrato de las últimas décadas donde se evidencia su espíritu nato de emprendedor motivado por la pasión.

Sin que faltara tampoco la referencia a sus amados padres, y el abrazo fraterno con amigos y amigas de hoy y de siempre, Guido Parisier celebró su cumpleaños presentando este compilado autobiográfico que lleva por título “No sé todavía”.  Pero bien podríamos decir que bien sabe que más allá de sus conquistas materiales en el mundo emprendedor y de los negocios su gran conquista es la familia y el amor que lo rodea como esposo, padre de 3 hijos y abuelo, con la filosofía de vida de ir detrás de sus sueños conservando la alegría.

Las 157 páginas del libro, al cuál le dió forma durante los últimos meses de confinamiento que vivimos en nuestro país, se lo dedica a su primer nieto, Aston, un bebe de un año.

Guido Parisier comparte en su libro cómo vivió casi nueve décadas con marcada intensidad, y con el mérito y la fortuna, de quien al mirar atrás puede sentir la satisfacción de haber estado en situaciones, en escenarios y en viajes, absolutamente excepcionales. Y de haber conocido, de haber celebrado, de haber conversado, e incluso, de haber construido amistades sinceras, con personajes que fueron protagonistas de la historia, tanto en nuestro país como en otros lugares del mundo. Quien acompañe al autor por los 41 capítulos de su obra podrá toparse con nombres, o leyendas, como los de Catherine Deneuve, Jean Paul Belmondo, Libertad Lamarque, Cantinflas, Alberto Olmedo, Fidel Castro, Carlos Menem, Julio Ramos, Carlos Reutemann, René Lavand… y sigue la lista.

Apasionado por los negocios y por la cultura, Guido Parisier fue el dueño -en los años de máximo esplendor de nuestro país- del hotel Hermitage de Mar del Plata donde fue un brillante e innovador anfitrión. Su participación activa en la industria del turismo y la hospitalidad también le valió ser director de la Bolsa de Comercio marplatense.

Pero su marca personal también deja su huella en las noches de Buenos Aires, donde impulsó Hippopotamus, reconocido club – disco – restaurante. Guido fue galardonado además con la orden de Caballeros de San Martín de Tours para validar así su rol activo en la sociedad.

El otro ecosistema de este porteño nacido en 1932 y economista por la Universidad de Buenos Aires, fue el de la Industria del Cine, con sus premios, sus estrellas, sus galas en Acapulco y sus soñadas vacaciones en Mónaco. En su rol de productor cinematográfico, Guido Parisier tuvo también una carrera repleta de logros, llegando a ser Director Nacional de Cinematografía. Así, en su obra encontramos un sinfín de anécdotas ligadas a la pantalla grande que se leen con una sonrisa o una mueca de asombro.

El tono del libro, dicho sea de paso, es sencillo y amistoso: es como una voz franca – y enamorada, hacia el final – que nos va contando sus vivencias con un aire de intimidad y complicidad que va ganando en confianza a lo largo de los diferentes capítulos de su historia y su vida. Es un texto agradable, ameno y atrapante donde seguramente el lector se motivará a rememorar su propio anecdotario personal.

La narración, es también, la crónica de un país que fue y dejó de ser. Y allí se construye su absoluta contemporaneidad y una paradoja: la voluntad optimista de alguien que vivió sus años con un propósito y una mirada luminosa, y el mensaje implícito  – o la necesaria reflexión crítica -, de un país que ya no brinda las oportunidades que brindaba y retrocedió en aspectos cruciales. «¿Podría haber yo logrado lo que logré en la Argentina de hoy, difícilmente», sostiene con crudo realismo.

Guido Parisier no esquiva entonces tampoco el posicionamiento político, desde sus ideas liberales y democráticas, y su larga y más que interesante experiencia vital: «la función pública no puede ser para propio beneficio y el Estado debe ser el promotor, y no el que bloquee, a la actividad productiva…»

Y volviendo al título, «No sé todavía”, el autor comparte, “Mientras escribía el libro, Mónica, mi esposa y madre de nuestros hijos, me preguntaba cómo se llamaría el libro. A lo que le respondía de una manera banal que terminó encerrando una profundidad existencial y que concluyó en el actual título y así es como quien me lea va a comprender por qué no sé todavía».

Cual pregunta de rigor, sobrevino ¿hay próximo libro? “Tal vez tendría que ser sobre lo que olvidé contar en este…” reconoció risueño Parisier, dejando entreabierta la posibilidad de la presentación de nuevas y nutridas anécdotas de sus vivencias en una próxima obra.

El libro, que ya está a la venta, puede encontrarse en Librerías El Ateneo o vía mail a contacto@vinciguerra.com.ar

Ph: Ana Pareta

Sobre el autor

El doctor Guido Parisier nació en Buenos Aires en 1932. Es egresado de la facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Buenos Aires. Está casado con Mónica Cafarelli y es padre de tres hijos.

Por sus aportes a las actividades solidarias de bien público, a las manifestaciones de orden cultural y artístico y su dedicación a empresas de producción y servicios se ha hecho acreedor a cargos y distinciones varias: director de la Cámara Argentina de Maderas Aglomeradas, director de la Asociación de Hoteles. Como productor cinematográfico recibió premios que enriquecen la historia del cine argentino como el Palenque de Oro en México. Ha sido candidato a diputado nacional por la Alianza Democrática Independiente, subsecretario de Estado con cargo de Director Nacional de Cinematografía y fue galardonado con la Orden de Caballeros de San Martín de Tours. 

Contacto de prensa: Nicolás Sotelo Vionnet – nsotelov@gmail.com – + 54 9 11 54 50 6222

Print Friendly, PDF & Email

Mirá también

El #arcano de La #Templanza simboliza en el #Tarot el anhelo de #Paciencia que hoy se impone ante el parate por #Pandemia #Coronavirus

Por Alicia Vidal A medida que pasan estos días de confinamiento y distanciamiento social impuestos …

Deja un comentario