Ruben Santurian presenta Trashformers

MarcusAurelius_detalleLuego de más de diez años de desarrollo artístico, Ruben Santurian da comienzo a una nueva etapa con su serie Trashformers.

Nacido en Uruguay en 1962, criado en Argentina y actualmente radicado en Florida, Estados Unidos, Ruben Santurian divide su tiempo entre numerosos proyectos urbanísticos y el diseño y la creación artística con piezas de reciclaje.

Ya desde sus tiempos de estudio de la carrera de arquitectura, su marcado interés por el arte lo llevó a participar en distinguidos talleres que lo cautivaron e impulsaron a conjugar de ahí en más sus dos pasiones, el arte y la arquitectura. Pero es a partir del año 2000 cuando, sensibilizado por los problemas ambientales característicos de una era en la que predomina una cultura del “usar y tirar”, Santurian apuesta a la creatividad y comienza a recuperar los elementos que se desechan, lo descartable, devolviéndoles una mirada nueva que los hace renacer para perdurar en nueva armonía.

Desde entonces su apropiación de una estética de lo descartable ha dado lugar a una extensa producción de pinturas, murales y objetos que han sido expuestos en varias exhibiciones, y su trabajo ha sido distinguido con el primer premio en la categoría mejor uso de materiales reciclados en el Green Artist Challenge 2009, organizado por Wyland Worldwide durante la reconocida feria internacional Artexpo New York en Estados Unidos.

Santurian encuentra su inspiración en los temas inherentes a la arquitectura, en los problemas urbanos, en la densidad, en la saturación de las infraestructuras, en la polución, en la energía perdida en la gran producción de residuos de esta época.

“Entiendo al arte como una manifestación del pensamiento, un modo de expresar ideología. Para mí el arte debe decir algo y así contribuir con un pequeño grano de arena a reflexionar sobre los conflictos sociales”, expresa Santurian.

En todas sus obras hay un criterio unificador, con reglas de composición de la arquitectura y del arte que conviven en piezas de papel, en murales o en objetos diversos hasta llegar a los trashformers actuales. La idea rectora tiene que ver con la unidad en la variedad, la variedad en la unidad, lo mucho en lo poco, la integración cromática, la repetición y la obsesión, la continuidad, el trabajo constante sobre el desarrollo de una estética de la imperfección.

Este lenguaje de los desechos pone de manifiesto que aún lo más pequeño tiene valor, que la belleza puede estar en cualquier lado, incluso en piezas rotas y obsoletas, y nos recuerda que todo tiene un pasado, que se ve reflejado en un presente continuo con un futuro abierto a múltiples tendencias.

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario