Libros Subrayados: Free Play. La improvisación en la vida y el arte de Stephen Nachmanovitch

Por Alicia Vidal

Así como vengo comentando cine rescatando las frases que me parecen destacables ahora incorporé los libros tomando en cuenta los subrayados.

Y se trata literalmente de mis subrayados, ya que leo el libro como lo hago habitualmente, con un lápiz o birome en la mano y al terminarlo me tomo el trabajo de copiar lo que dejé marcado.

Aquí recopilo las frases de Free Play. La improvisación en la vida y el arte de Stephen Nachmanovitch, de Editorial Paidós.

Para ver el perfil del autor en Wikipedia

Aquí un video del autor sobre la improvisación:

Y aquí las frases del libro que está muy difundido en el mundo del arte pero es sumamente recomendable para todos. Algunas frases me resultaron sublimes y para tener siempre a mano…

“Hay una vieja palabra sánscrita, lîla, que significa juego. Es más rica que nuestra palabra: significa juego divino, el juego de la creación, el plegarse y desplegarse del cosmos. Lîla libre y profundo, es a la vez el deleite y el goce de este momento, y el juego de Dios. También significa amor” (pag. 13)

“La actividad de la creación instantánea es algo tan común para nosotros como respirar” (pag. 29)

“El arte del maestro es vincular, en el tiempo real, los cuerpos vivos de los alumnos con el cuerpo vivo del conocimiento” (pag. 33)

Free Play“Entrar en lo desconocido puede conducirnos al deleite, a la poesía, a la invención, al humor, a amistades para toda la vida, a la autorrealización, y ocasionalmente a un enorme impulso creativo. Entrar en lo desconocido puede llevarnos también al fracaso, a la desilusión, al rechazo, a la enfermedad o a la muerte” (pag. 35)

“Un improvisador no actúa a partir de un vacío sin forma, sino a partir de tres billones de años de evolución orgánica; todo lo que fuimos está de alguna manera codificado en algún lugar de nuestro ser” (pag. 39)

“Encontrar la voz del corazón, esa es la aventura que está en la médula de este libro” (pag. 57)

“Sin el juego el aprendizaje y la evolución son imposibles…. El trabajo creativo es juego; es especulación libre usando los materiales de la forma que uno ha elegido. La mente creativa juega con los objetos que ama.” (pag. 59)

“Galumphing es la energía de juego inmaculadamente estrepitosa y aparentemente inagotable de los cachorros, gatitos, niños, mandriles de muy poca edad… y también de las comunidades y las civilizaciones… es la elaboración y ornamentación aparentemente inútil de la actividad. … es dar saltitos en lugar de caminar, tomar el camino más pintoresco en lugar del más corto, jugar a un juego cuyas reglas exigen una limitación de nuestro poder, interesarnos en los medios más que en los fines” (pag. 61)

“Un ser que juega es más fácilmente adaptable a los contextos y las condiciones cambiantes. El juego como improvisación libre agudiza nuestra capacidad de enfrentar un mundo en cambio” (pag. 62)

“El juego, intrínsecamente gratificante, no cuesta nada; en cuanto se le pone precio, de alguna manera se convierte en no-juego” (pag. 63)

20140221_132224“La mano derecha y la izquierda son una pareja bien avenida que, como el hombre y la mujer, son simétricas y complementarias. Derecha e izquierda, violín y arco, hombre y mujer, música y silencio; las parejas bailan, se combinan, luchan, se mezclan, se fusionan, se separan” (pag. 83)

“Hay una diferencia gigantesa entre los proyectos que imaginamos realizar o planeamos hacer y los que realmente llevamos a cabo. Es como la diferencia entre un romance fantaseado y uno en que realmente nos encontramos con otro ser humano con todas sus complejidades” (pag. 85)

“La preparación específica comienza cuando entro en el temenos, el espacio de juego. En el pensamiento de la antigua Grecia, el temenos es un círculo mágico, un espacio sagrado delimitado dentro del cual se aplican reglas especiales y donde pueden suceder libremente acontecimientos extraordinarios” (pag. 94)

“La forma más fácil de hacer arte es dejar de lado totalmente el éxito y el fracaso y seguir adelante” (pag. 159)

“El perfeccionismo nos paraliza tal vez más eficazmente que cualquier otro bloqueo. Nos enfrenta con el fantasma que nos juzga, y como es imposible que nos pongamos a su altura, nos hundimos en el pantano de la postergación. Generamos un antídoto improductivo contra estos sentimientos de envidia: fantasías de omnipotencia o de éxito fabuloso, o bien a la inversa, somos víctimas de las fantasías de mala suerte” (pag. 161)

“De las cenizas de la duda y de la alquimia de la entrega, comenzamos a despertar otra vez a una actitud confiada” (pag 174)

“A menudo las epifanías espirituales y estéticas se presentan cuando aparentemente estamos sin hacer nada” (pag. 181)

“¿El poema exite antes de ser escrito? ¿La idea existe antes de que la conozcan? ¡Por cierto que sí! ¿Adónde vamos a escuchar la música que nadie ha oído toavía? Hay un lugar en nuestro cuerpo al que podemos acudir y escuchar. Si vamos allá y guardamos silencio, podremos extraer la música. Recordemos a Sócrates y el esclavo: las preguntas de Sócrates desarrollan o maduran el conocimiento latente del esclavo” (pag. 186)

“Eros, el principio divino del deseo y el amor, surge de nuestras más profundas raíces evolutivas: el impulso de crear, de generar nueva vida, de regenerar la especie” (pag. 192)

“Escribir, tocar un instrumento, componer, pintar; leer, escuchar, mirar… todo exige que nos sometamos a ser trasnsportados por Eros, a una transformación del yo similar a la que ocurre cuando nos enamoramos” (pag. 192)

“Cuando nos encontramos ante la pasión espiritual del Deseo con mayúscula, estamos juntando todos nuestros recursos –intelectuales, emocionales, físicos, imaginativos, lo animal y lo angélico- y volcándolos en nuestro trabajo… La palabra deseo viene de de-sidere, lejos de tu estrella. Significa elongación de la fuente, y la concomitante y poderosa atracción de volver a la fuente… El amor es un estado de resonancia entre la ausencia del ser amado y su cercanía, una resonancia vibratoria, armonizada entre ser dos y ser uno” (pag. 193)

“Eros invariablemente encierra no solo intimidad sino también tensión. En una relación erótica hay contacto íntimo y riesgo íntimo” (pag. 194)

“La experiencia del amor es lo que más se acerca, después del fin de la infancia, a hacernos sentir que no estamos limitados por nuestra piel, que la circunsferencia del yo puede moverse, o penetrarse, o disolverse en la unión con otro… Nuestra entrega al amor es un contacto de la piel para cancelar ese límite. Es el sabor de esa exquisita trascendencia mística del yo” (pag. 196)

“Aunque el amor es un acto material (ya se trate de amor sexual, amistad, amor maternal o paternal o cualquier otro tipo de devoción, el amor es siempre un acto), nos eleva del mundo cotidiano a una especie de participación mística de unos con otros. Afinamos cada vez más nuestra capacidad de sentir las sutilezas de la otra persona… El motivo no es la autogratificación, sino la gratificación de un ser mayor del que somos parte” (pag. 197)

“Cuando el arte está vivo resuena comprensivamente con el corazón. Cuando el conocimiento está vivo resuena comprensivamente con la estructura profunda del mundo” (pag. 205)

“La fórmula para la creación es simple. Basta identificar nuestros impedimentos y desembarazarnos de ellos, como dejamos en el suelo una maleta sobrecargada eque hemos estado llevando desde hace demasiado tiempo” (pag 224)

 

Print Friendly, PDF & Email

Mirá también

Todos los ganadores de Argentina en Cannes #CannesLions #lions y la opinión de Joaquín Mollá como jurado de Film sobre el Grand Prix y performance argentina

Por Alicia Vidal (desde Cannes) Este sábado 24 de junio culmina una nueva edición del …

Deja un comentario