Libros Subrayados: Historias Inconscientes (Vidas al límite) de Gabriel Rolón

Por Alicia Vidal

Así como vengo comentando cine rescatando las frases que me parecen destacables ahora incorporé los libros tomando en cuenta los subrayados.

Y se trata literalmente de mis subrayados, ya que leo el libro como lo hago habitualmente, con un lápiz o birome en la mano y al terminarlo me tomo el trabajo de copiar lo que dejé marcado. Y por si fuera poco, al transcribir aquí las frases se me dio por subrayar los subrayados, toda una redundancia seguramente.

rolon historias inconscientes

Aquí recopilo las frases de “Historias Inconscientes (Vidas al límite)”, de Gabriel Rolón, Ed. Planeta, 2014

Obviamente, se trata de un recorte de fragmentos absolutamente arbitrario que responde a un criterio sesgado por mi mirada de este texto. Tiene la impronta de ser algo espontáneo y que es el reflejo de una lectura de corrido donde voy marcando las frases que me resuenan. Y bueno, aquí las comparto con la simple motivación de motivar.

“El hombre no es más que un sujeto sujetado a su inconsciente por las cadenas del lenguaje y, a partir de este hecho, la libertad se vuelve imposible. Y tal vez este sea uno de los más grandes retos de la condición humana: soñar, luchar e incluso dar la vida por una libertad que está, desde el vamos, perdida para siempre.” (pag. 12)

“Es allí en donde el Psicoanálisis encuentra un espacio posible. No para apostar a la utopía de convertir a un sujeto en alguien libre, sino para propiciar que, al menos, transite por los caminos que le marca su deseo.” (pag. 12)

“No importa cuánto alguien se analice, de todos modos sufrirá si pierde un amor, o si muere un ser querido. El dolor es inevitable, pero no el padecimiento. Y esa diferencia es la que hace que cada día vuelva al consultorio.” (pag. 19)

“Alejandro llora un dolor presente y antiguo a la vez.” (pag. 33)

“…todos existimos mucho antes de nacer. Existimos en la fantasía de nuestros padres, en sus deseos y por eso mismo todo lo que tenga que ver con la historia de ellos resulta fundamental en la vida de los hijos. Forma parte también de su verdad. “ (pag. 37)

“…y yo sé que, cuando la palabra calla, es porque algo en el paciente se resiste a develar algún secreto. “ (pag. 39)

“…me doy cuenta que está esquivando mi mirada. Es una de las dificultades de elegir no utilizar el diván: lo gestual en general, y las miradas en particular, juegan un papel fundamental” (pag. 41)

“Un analista no debe contentarse con lo que el paciente quiere decir. Muy por el contrario, su oído debe tomar nota de la manera en la que cuenta aquello de lo que habla. Cómo construye su relato.” (pag. 42)

Gran parte del análisis no transcurre en el consultorio, sino en la soledad de ese paciente que tiene que decidir qué hacer con sus temores y su verdad. “ (pag. 49)

“…dos sujetos que utilizan exactamente las mismas palabras pueden decir dos cosas muy diferentes.” (pag. 61)

“Por eso la comunicación, para el Psicoanálisis, es siempre fallida. No es posible comunicar porque no es cierto que utilicemos el mismo código y que las palabras puedan transmitir todo lo que se quiera decir. Siempre algo escapa a la voluntad del hablante y es ese lugar de malentendido el que nos importa. Ese instante en el que el lenguaje no sólo sorprende y deja perplejo al otro, sino al propio sujeto que se detiene, asombrado y dice: “No sé por qué dije eso” ..o “Mirá lo que dije”… Y pretende desecharlo diciendo que no es lo que quiso decir, pero justamente eso que quiere tirar será lo que nosotros tomaremos. En este sentido, podemos decir que los analistas trabajamos con el basurero del lenguaje.” (pag. 62)

“…¿Sabés qué dijo una vez Nelson Mandela?… Que todo parece imposible hasta que se hace.” (pag. 100)

“Antes que nada, un síntoma es una respuesta equivocada. Es el resultado de un modo patológico de defenderse ante algo que podría generar un dolor que el sujeto, inconscientemente, juzga como intolerable.” (pag. 118)

“Está ganado por una resistencia feroz y sé que eso sólo ocurre cuando se está muy cerca de algo importante. La conciencia se niega a dar lugar a las representaciones psíquicas y las sostiene en la oscuridad del inconsciente. Pero para enfrentar esos momentos los analistas hemos desarrollado un concepto técnico: la asociación libre; y en él me apoyo.” (pag. 131)

“No siempre es el pensamiento la forma en la que aparece en la conciencia el recuerdo de aquello que nos aqueja. Por el contrario, el inconsciente manifiesta una manera muy diferente de recordar. Lo hace bajo formas extrañas, pero claras para un analista. En esta ocasión, la forma que tomó ese recuerdo reprimido para aparecer fue un sueño.” (pag. 134)

“…a lo mejor no era la vida la que los iba a separar, sino la muerte.” (pag. 144)

“Muchos suponen que los analistas debemos analizarnos para descargar el peso que los pacientes dejan sobre nuestros hombros. Pero no es así. Nos analizamos para intentar hacer algo con nuestro propio sufrimiento. De la angustia de los pacientes nos defiende nuestra propia angustia, que se impone y nos obliga a hacer algo con ella.” (pag. 146)

“El inconsciente no habita dentro del cerebro, no es un lugar físico en el que cada sujeto guarda sus acontecimientos traumáticos. Tampoco hay que pensarlo solamente como la ausencia de consciencia.” (pag. 148)

“El inconsciente es algo mucho más profundo y complejo. Es, en primer lugar, algo que existe en un momento y deja de existir en el siguiente…. ¿Y cómo hace sus apariciones? Generalmente, de una manera a la que llamamos formaciones del inconsciente: los lapsus, los sueños, los actos fallidos, los chistes y los síntomas.” (pag. 149)

“Todo lo que ocurre en nuestra vida está ligado al inconsciente, porque es, antes que nada, la matriz de nuestras repeticiones, ya sean estas sanas o enfermas.” (pag. 154)

“Si solo se tratara de alimentarse, al estar saciado el chico dejaría de mamar hasta que la necesidad volviera a surgir. Pero, muy por el contrario, el bebé se duerme con el pezón en la boca, succiona en el aire al ser separado del mismo y más tarde, por ejemplo, lo reemplazará por el chupete. ¿Qué clase de alimento da el chupete? Uno fundamental: el placer.” (pag. 206)

“He aquí una de las razones que vuelven tan conflictiva la sexualidad: surge a partir del contacto con aquellos con quienes luego no se podrá satisfacer porque sería un acto incestuoso. Esta experiencia es vivida por el chico de un modo traumático, ya que el recuerdo de aquellos contactos físicos de la infancia, aunque ligados a estos cuidados amorosos, en ocasiones quedan en el inconsciente como algo abusivo. De hecho, no deja de tratarse del sometimiento de un niño a las caricias de un adulto.” (pag. 206)

El amor es un misterio. Un vínculo difícil y maravilloso que compromete todo lo que somos: nuestros anhelos, nuestros miedos, nuestra historia misma.” (pag. 246)

“Pocas cosas se parecen tanto a la muerte como el desamor. Por eso no es casual que en psicoanálisis utilicemos el mismo nombre para el trabajo que debe hacer una persona cuando alguien lo deja de amar o cuando muere un ser querido: duelo. ¿Y qué otra cosa es el desamor sino la pérdida del reconocimiento de otro amado y deseado?” (pag. 250)

“A partir de ese momento, el chico ha perdido su ingenuidad y cada vez que vuelva a experimentar esa sensación va a fantasear con el objeto que la calma, la teta, y va a esperar de ella una satisfacción total. Pero ese anhelo que no tenía en la primera experiencia, será justamente el que haga que esa satisfacción plena sea algo imposible de alcanzar. Porque siempre habrá una diferencia entre el placer esperado y el placer obtenido; y esa diferencia generará un impulso que moverá al sujeto a ir por más. Pues bien, esa diferencia es lo que pone en movimiento el motor de la vida: el deseo.” (pag. 294)

“Diremos, entonces, que todo deseo es, antes que nada, un deseo condenado a la insatisfacción.” (pag. 294)

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Mirá también

Ahora #UberEats llega al oeste y desembarca en Ramos Mejía y Haedo

  Desde hoy, la aplicación de Uber Eats se encuentra disponible para las zonas de …

Un Comentario

  1. Gracias por tu trabajo.
    Según esto parece que es bastante poco lo que tiene el psicoanálisis para ofrecer.
    Lo del niño y la teta cómo saben? Suena ingenioso pero sin fundamento.

Deja un comentario